Gastos Deducibles

Gastos Deducibles

Gastos Deducibles por el autónomo  en el ejercicio de su actividad

Como autónomos nos interesará desde el primer momento conocer  que gastos nos podremos deducir fiscalmente para que la Declaración de la Renta , no nos resulte lesiva. Al ser estos gastos comunes y gestionados en el día a día, muchas veces nos olvidamos de guardar los tickets y/o facturas para poder así efectuar la correspondiente deducción .

Según la Ley General tributaria (Ley 58/2003, de 17 de diciembre)

7.5.2.3. Gastos fiscalmente deducibles

En general, se consideran deducibles los gastos previstos en la normativa contable, siempre que no estén expresamente excluidos por una norma fiscal.

Para que un gasto sea fiscalmente deducible es necesario, además, que se haya devengado, esté contabilizado y se disponga de justificación adecuada (generalmente factura completa).

Puede utilizarse, con carácter orientativo, la siguiente relación de gastos:

Consumos de explotación

Esta rúbrica recoge las compras consumidas en el ejercicio de mercaderías, materias primas y demás adquisiciones corrientes de bienes efectuadas a terceros.

El precio de adquisición comprenderá el consignado en la factura más todos los gastos adicionales que se produzcan hasta que los bienes se hallen en almacén, tales como transportes, aduanas, seguros, etc.

El coste de producción de los productos fabricados por la propia empresa se determinará añadiendo al precio de adquisición de las materias primas y otras materias consumibles, los costes directamente imputables al producto, así como la parte que razonablemente corresponda de los costes indirectos soportados durante el proceso de fabricación.

Para la valoración de existencias, se admitirá como criterio valorativo para grupos homogéneos de existencias el coste medio ponderado y el FIFO (primera entrada, primera salida).

Sueldos y salariosSe recogerán en este apartado las retribuciones a los empleados por sueldos, pagas extraordinarias, dietas y asignaciones por gastos de viaje, retribuciones en especie (incluido el ingreso a cuenta siempre que no se haya repercutido a los perceptores), etc.

Retribuciones satisfechas a miembros de la unidad familiar (art. 30.2ª Ley)

Cuando resulte debidamente acreditado, existiendo el oportuno contrato laboral y afiliación al régimen correspondiente de la Seguridad Social, que el cónyuge o los hijos menores que convivan con el contribuyente, trabajan habitualmente y con continuidad en las actividades empresariales desarrolladas por éste, se podrá deducir para la determinación de los rendimientos las retribuciones estipuladas con cada uno de ellos, siempre que no sean superiores a las de mercado correspondientes a su cualificación profesional y trabajo desempeñado.

Dichas cantidades se considerarán obtenidas por el cónyuge o los hijos menores en concepto de rendimientos de trabajo a todos los efectos tributarios.

Seguridad Social a cargo de la empresa (incluidas las cotizaciones del titular) Dentro de esta partida se incluye la Seguridad Social a cargo de la empresa así como las cotizaciones correspondientes al titular de la explotación.

Mutualidades de Previsión Social del empresario o profesional

Como regla general, no son deducibles para determinar los rendimientos de la actividad económica las aportaciones a Mutualidades de Previsión Social del propio empresario o profesional, sin perjuicio de que puedan ser objeto de reducción de la parte general de la base imponible.

No obstante, tendrán la consideración de gasto deducible las cantidades abonadas en virtud de contratos de seguro concertados con mutualidades de previsión social por profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, cuando, a efectos de dar cumplimiento a la obligación prevista en la disposición adicional decimoquinta de la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, actúen como alternativas al régimen especial de la Seguridad Social mencionado, en la parte que tenga por objeto la cobertura de contingencias atendidas por la Seguridad Social, con el límite de la cuota máxima por contingencias comunes que esté establecida en cada ejercicio económico por la Seguridad Social.

  • Otros gastos del personal
  • Gastos de formación del personal.
  • Contribuciones satisfechas por el empresario como promotor de un Plan de Pensiones del que resulten partícipes sus empleados, o dotaciones a sistemas alternativos para la cobertura de contingencias análogas a las de dichos Planes, siempre que sean deducibles fiscalmente.
  • Indemnizaciones satisfechas al personal de la empresa para resarcirle de un daño o perjuicio.
  • Seguros de accidente del personal.
  • Cualquier otro gasto relacionado con el personal de la empresa que no sea considerado como pura liberalidad
  1. Arrendamientos y cánones Comprende esta rúbrica los gastos originados por el alquiler de bienes muebles o inmuebles, así como las cantidades satisfechas por el derecho de uso de patentes, marcas y demás manifestaciones de la propiedad industrial.

Contraprestaciones satisfechas a otros miembros de la unidad familiar (art. 30.3ª Ley)

Cuando el cónyuge o los hijos menores del contribuyente que convivan con él, realicen cesiones de bienes o derechos (siempre que no sean bienes o derechos comunes a ambos cónyuges) que sirvan al objeto de la actividad empresarial, se podrá deducir para la determinación del rendimiento de la actividad la contraprestación estipulada, si no excede del valor de mercado. A falta de contraprestación estipulada podrá deducirse el valor de mercado.

La contraprestación o el valor de mercado se considerarán rendimientos de capital del cónyuge o los hijos menores a todos los efectos tributarios.

Reparaciones y conservación  Gastos para el sostenimiento del inmovilizado, no incluyéndose los de ampliación y mejora.

Se entiende por reparación el proceso por el que se vuelve a poner en condiciones de funcionamiento un elemento del inmovilizado. Por su parte, la conservación tiene por objeto mantener el activo en buenas condiciones de funcionamiento, manteniendo su capacidad productiva.

Servicios de profesionales independientes  Importe que se satisface a los profesionales por los servicios prestados a la empresa. Comprende los honorarios de economistas, abogados, auditores, notarios, especialistas informáticos etc., así como las comisiones de agentes mediadores independientes.

Otros servicios exteriores Tales como transportes, primas de seguros, servicios bancarios y similares, publicidad, propaganda y relaciones públicas, etc.

Los gastos por atención a clientes o proveedores serán deducibles con el límite del 1 por ciento del importe neto de la cifra de negocios del período impositivo

Tributos fiscalmente deducibles Tienen la consideración de tributos deducibles los tributos y recargos no estatales, las exacciones parafiscales, las tasas, recargos y contribuciones especiales estatales no repercutibles legalmente, siempre que incidan sobre los rendimientos computados o los bienes productores de los mismos y no tengan carácter sancionador.

Son tributos fiscalmente deducibles, por ejemplo, el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) que recaiga sobre elementos afectos a la actividad.

En ningún caso son deducibles las sanciones, el recargo de apremio y el recargo por presentación fuera de plazo de declaraciones-liquidaciones y autoliquidaciones tributarias

Gastos financieros Se incluyen todos los gastos derivados de la utilización de recursos financieros de terceros para la financiación de las actividades de la empresa o de sus elementos de activo.

Limitación en la deducibilidad de los gastos financieros netos (art. 16 Ley I. Sociedades)

Se entiende por gastos financieros netos al exceso de gastos financieros respecto de los ingresos financieros.

El límite para deducir los gastos financieros netos del ejercicio vendrá determinado por la mayor de las siguientes cantidades:

  1. Un importe equivalente al 30 % del beneficio operativo del período.
  2. Un millón de euros, si este fuese superior al anterior límite del 30 por ciento del beneficio operativo.

Se considera que hasta el importe de 1 millón de euros los gastos financieros netos serán deducibles.

El importe de los gastos financieros netos que, en su caso, no hayan sido objeto de deducción en este ejercicio, podrán deducirse en los 18 ejercicios siguientes.

Amortizaciones Constituye gasto deducible las cantidades contabilizadas que, en concepto de amortización del inmovilizado material, intangible y de las inversiones inmobiliarias corresponda a la depreciación efectiva que sufran los distintos elementos por funcionamiento, uso, disfrute u obsolescencia.

Se considera que la depreciación es efectiva cuando sea el resultado de aplicar alguno de los métodos previstos en el artículo 12.1.a de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, que en resumen son los siguientes:

  1. Amortización lineal según tablas de amortización establecidas en el artículo 12.1.a de la Ley del Impuesto de Sociedades a partir del 1 de enero de 2015.
  2. Porcentaje constante sobre el valor pendiente de amortización.
  3. Método de los números dígitos.
  4. Plan formulado por el contribuyente y aceptado por la Administración.
  5. Justificación del importe por parte del contribuyente.

Los elementos del inmovilizado material e inversiones inmobiliarias empezarán a amortizarse desde su puesta en condiciones de funcionamiento y los del inmovilizado intangible desde el momento en que estén en condiciones de producir ingresos.

Los elementos patrimoniales del inmovilizado material e inversiones inmobiliarias deberán amortizarse dentro de su periodo de vida útil, entendiéndose por tal el periodo en que según el método de amortización adoptado deba quedar totalmente cubierto su valor, excluido el valor residual.

Tratándose de elementos patrimoniales del inmovilizado intangible su vida útil será el período durante el cual se espera, razonablemente, que produzcan ingresos.

Los elementos patrimoniales para los que, en períodos impositivos iniciados con anterioridad a 1 de enero de 2015, se estuvieran aplicando un coeficiente de amortización distinto al que les correspondiese por aplicación de la nueva tabla de amortización prevista en el artículo 12.1 de la LIS, se amortizarán durante los períodos que resten hasta completar su vida útil, de acuerdo con la referida tabla , sobre el valor neto fiscal del bien existente al inicio del primer período impositivo que comience a partir del 1 de enero de 2015.

Regímenes especiales

Provisiones Como regla general no son deducibles los gastos derivados de obligaciones implícitas o tácitas, ni los relativos a retribuciones y otras prestaciones al personal. Sin embargo, son deducibles en las condiciones establecidas en el artículo 13 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades:

  • Las contribuciones de los promotores de planes de pensiones regulados en el Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones. Dichas contribuciones se imputarán a cada partícipe en la parte correspondiente. Asimismo, serán deducibles las contribuciones efectuadas por las empresas promotoras previstas en la Directiva 2003/41/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a las actividades y la supervisión de fondos de pensiones de empleo, siempre que se cumplan los requisitos a), b) y c) del guión siguiente, y las contingencias cubiertas sean las previstas en el artículo 8.6 del Real Decreto Legislativo 1/2002.
  • Las contribuciones para la cobertura de contingencias análogas a la de los planes de pensiones, siempre que cumplan los siguientes requisitos:
    1. Que sean imputadas fiscalmente a las personas a quienes se vinculan las prestaciones.
    2. Que se transmita de forma irrevocable el derecho a la percepción de las prestaciones futuras.
    3. Que se transmita la titularidad y la gestión de los recursos en que consistan dichas contribuciones.
  • Los gastos correspondientes a actuaciones medioambientales serán de carácter deducible, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 13.2 de la LIS, cuando se corresponda con un plan formulado por el sujeto pasivo y aceptado por la Administración tributaria.
  • Los gastos derivados de reestructuraciones sólo serán objeto de deducción cuando se refiera a obligaciones legales o contractuales y no meramente tácitas.
  • Los gastos inherentes a los riesgos derivados de garantías de reparación y revisión, serán deducibles hasta el importe necesario para determinar un saldo de la provisión no superior al resultado de aplicar a las ventas con garantías vivas a la conclusión del período impositivo el porcentaje determinado por la proporción en que se hubieran hallado los gastos realizados para hacer frente a las garantías habidas en el período impositivo y en los dos anteriores en relación a las ventas con garantías realizadas en dichos períodos impositivos

Amortizaciones y provisiones en estimación directa simplificada La modalidad simplificada del régimen de estimación directa tiene las siguientes reglas especiales en cuanto a la determinación de los gastos deducibles:

  1. Las amortizaciones del inmovilizado material se deben practicar de forma lineal en función de una tabla de amortización simplificada, especial para esta modalidad.
  2. El conjunto de las provisiones deducibles y los gastos de difícil justificación se cuantificarán exclusivamente aplicando el porcentaje del 5 por 100sobre el rendimiento neto, este cálculo es realizado y aplicado por el programa en la casilla  El importe máximo deducible por este concepto será de 2.000 euros anuales.

No obstante, no resultará de aplicación dicho porcentaje de deducción cuando el contribuyente opte por la aplicación de la reducción por el ejercicio de determinadas actividades económicas.

Por lo demás, las reglas sobre deducibilidad de los gastos son similares a las establecidas para la modalidad normal del régimen de estimación directa normal.

En general, se consideran deducibles los gastos previstos en la normativa contable, siempre que no estén expresamente excluidos por una norma fiscal.

Para que un gasto sea fiscalmente deducible es necesario, además, que se haya devengado, esté contabilizado y se disponga de justificación adecuada (generalmente factura completa).

AMORTIZACIONES FISCALMENTE DEDUCIBLES. ESTIMACIÓN DIRECTA SIMPLIFICADA

AMORTIZACIÓN DEL INMOVILIZADO MATERIAL, fiscalmente deducible

Las amortizaciones del inmovilizado material se practicarán de forma lineal en función de la siguiente tabla de amortizaciones simplificada, aprobada por la Orden de 27 de marzo de 1998 (BOE de 28 de marzo):

Grupo

Elementos patrimoniales

Coeficiente líneal máximo

Porcentaje

Período máximo

Años

1

Edificios y otras construcciones

3

68

2

Instalaciones, mobiliario, enseres y resto del inmovilizado material

10

20

3

Maquinaria

12

18

4

Elementos de transporte

16

14

5

Equipos para tratamiento de la información y sistemas y programas informáticos

26

10

6

Útiles y herramientas

30

8

7

Ganado vacuno, porcino, ovino y caprino

16

14

8

Ganado equino y frutales no cítricos

8

25

9

Frutales cítricos y viñedos

4

50

10

Olivar

2

100

Incentivos al mecenazgo: convenios de colaboración en actividades de interés general La Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo, ha establecido las siguientes modalidades de incentivos fiscales a la participación y colaboración de los empresarios y profesionales en actividades de interés general:

  • Convenios de colaboración empresarial en actividades de interés general.
  • Gastos en actividades de interés general.

La aplicación de dichos incentivos se limita al ámbito de aquellas actividades económicas que determinen el rendimiento neto de su actividad en régimen de estimación directa.

Además, los incentivos recogidos en los dos primeros apartados son incompatibles con los demás incentivos fiscales previstos en la Ley 49/2002, como la deducción por donaciones.

Las cantidades satisfechas o los gastos realizados por empresarios y profesionales que determinen su rendimiento por el Régimen de Estimación Directa, como consecuencia de convenios de colaboración empresarial en actividades de interés general celebrados con a las entidades e instituciones de la Ley 49/2002 previstas en la Ley 49/2002, tienen la consideración de gastos deducibles del rendimiento neto de la actividad económica desarrollada.

Se entiende por convenio de colaboración empresarial en actividades de interés general aquél por el cual las entidades mencionadas en el párrafo anterior a cambio de una ayuda económica para la realización de las actividades que efectúen en cumplimiento del objeto o finalidad específica de la misma, se comprometen por escrito a difundir la participación del colaborador en dichas actividades.

No existen límites para la deducibilidad de esos gastos.

Incentivos al mecenazgo: gastos en actividades de interés general  ienen la consideración de partida deducible los gastos realizados para los fines de interés general que se recogen a continuación por empresarios y profesionales que determinen su rendimiento por el régimen de estimación directa:

Fines de interés general (art. 3.1º Ley 49/2002):

Tienen la consideración de fines de interés general, entre otros:

  • Los de defensa de los derechos humanos, de las víctimas del terrorismo y los actos violentos.
  • Los de asistencia social e inclusión social.
  • Los cívicos, educativos, culturales, científicos, deportivos, sanitarios, laborales.
  • Los de fortalecimiento institucional.
  • Los de cooperación para el desarrollo.
  • Los de promoción del voluntariado y de promoción de la acción social.
  • Los de defensa del medio ambiente.
  • Los de promoción y atención a las personas en riesgo de exclusión por razones físicas, económicas o culturales.
  • Los de promoción de los valores constitucionales y defensa de los principios democráticos.
  • Los de fomento de la tolerancia.
  • Los de fomento de la economía social.
  • Los de desarrollo de la sociedad de la información.
  • Los de investigación científica y desarrollo tecnológico

Otros conceptos fiscalmente deducibles. Pérdidas por deterioro del valor de los elementos patrimoniales. Importes deducibles. erán deducibles fiscalmente, con los límites y exclusiones establecidos en el artículo 12 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, las pérdidas por deterioro de valor de los siguientes activos:

  1. Serán deducibles las pérdidas por deterioro de los créditos derivadas de las posibles insolvencias de los deudores, cuando en el momento del devengo del impuesto concurra alguna de las siguientes circunstancias:
    1. Que haya transcurrido el plazo de seis meses desde el vencimiento de la obligación.
    2. Que el deudor esté declarado en situación de concurso.
    3. Que el deudor esté procesado por el delito de alzamiento de bienes.
    4. Que las obligaciones hayan sido reclamadas judicialmente o sean objeto de un litigio judicial o procedimiento arbitral de cuya solución dependa su cobro.

No serán deducibles las pérdidas respecto de los créditos que seguidamente se citan, excepto que sean objeto de un procedimiento arbitral o judicial que verse sobre su existencia o cuantía:

  1. Los adeudados o afianzados por entidades de derecho público.
  2. Los afianzados por entidades de crédito o sociedades de garantía recíproca.
  3. Los garantizados mediante derechos reales, pacto de reserva de dominio y derecho de retención, excepto en los casos de pérdida o envilecimiento de la garantía.
  4. Los garantizados mediante un contrato de seguro de crédito o caución.
  5. Los que hayan sido objeto de renovación o prórroga expresa.

No serán deducibles las pérdidas para la cobertura del riesgo derivado de las posibles insolvencias de personas o entidades vinculadas con el acreedor, salvo en el caso de insolvencia judicialmente declarada, ni las pérdidas basadas en estimaciones globales del riesgo de insolvencias de clientes y deudores.

  1. Será deducible el precio de adquisición originario del inmovilizado intangible correspondiente a fondos de comercio, con el límite anual máximo de la veinteava parte de su importe, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:
    • . Que se haya puesto de manifiesto en virtud de una adquisición a título oneroso.
  1. Que la entidad adquirente y transmitente no formen parte de un grupo de sociedades según los criterios establecidos en el artículo 42 del Código de Comercio, con independencia de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas. Si ambas entidades forman parte de un grupo, la deducción se aplicará respecto del precio de adquisición del fondo de comercio satisfecho por la entidad transmitente cuando lo hubiera adquirido de personas o entidades no vinculadas.
  2. Que se haya dotado una reserva indisponible, al menos, por el importe fiscalmente deducible, en los términos establecidos en la legislación mercantil. Caso de no poderse dotar dicha reserva, la deducción está condicionada a que se dote la misma con cargo a los primeros beneficios de ejercicios siguientes.

Esta deducción no está condicionada a su imputación contable en la cuenta de pérdidas y ganancias. Las cantidades deducidas minorarán, a efectos fiscales, el valor del fondo de comercio.

  1. Cuando se cumplan los requisitos previstos en los párrafos a) y b) anteriores será deducible con el límite anual máximo de la décima parte de su importe el inmovilizado intangible con vida útil indefinida.

Esta deducción no está condicionada a su imputación contable en la cuenta de pérdidas y ganancias. Las cantidades deducidas minorarán, a efectos fiscales, el valor del inmovilizado.

Otros conceptos fiscalmente deducibles. Dentro de este concepto deberán consignarse todos los demás gastos que teniendo el carácter de deducibles, no figuren expresamente recogidos en las anteriores rúbricas.

A título de ejemplo pueden citarse, entre otros, los siguientes, siempre que exista una adecuada correlación con los ingresos de la actividad:

  • Adquisición de libros, suscripción de revistas profesionales y adquisición de instrumentos no amortizables.
  • Gastos de asistencia a cursos, conferencias, congresos, etc.
  • Cuotas satisfechas por el empresario o profesional a corporaciones, cámaras y asociaciones empresariales legalmente constituidas.

Gastos no deducibles No tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles:

  • Las multas y sanciones penales y administrativas, el recargo de apremio y el recargo por presentación fuera de plazo de declaraciones-liquidaciones y autoliquidaciones.
  • Los donativos y liberalidades

No se consideran donativos y liberalidades los gastos por relaciones públicas con clientes o proveedores ni los que con arreglo a los usos y costumbres se efectúen con respecto al personal de la empresa, ni los realizados para promocionar, directa o indirectamente, la venta de bienes y prestación de servicios, ni los que se hallen correlacionados con los ingresos. No obstante, estos gastos están sujetos al límite del 1 por ciento del importe neto de la cifra de negocios del período impositivo.

  • Las dotaciones a provisiones o fondos internos para la cobertura de contingencias idénticas o análogas a las que son objeto de los Planes de Pensiones
  • Las aportaciones a Mutualidades de Previsión Social del propio empresario o profesional, sin perjuicio de que puedan ser objeto de reducción de la parte general de la base imponible.

No obstante, tendrán la consideración de gasto deducible las cantidades abonadas en virtud de contratos de seguro concertados con mutualidades de previsión social por profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, cuando, a efectos de dar cumplimiento a la obligación prevista en el apartado 3 de la disposición transitoria quinta y en la disposición adicional decimoquinta de la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, actúen como alternativas al régimen especial de la Seguridad Social mencionado, en la parte que tenga por objeto la cobertura de contingencias atendidas por la Seguridad Social, con el límite de 4.500 euros anuales (art. 30.1ª Ley).

  • Los gastos de servicios correspondientes a operaciones realizadas, directa o indirectamente, con personas o entidades residentes en países o territorios calificados reglamentariamente por su carácter de paraísos fiscales, o que se paguen a través de personas o entidades residentes en los mismos, salvo que se pruebe que el gasto responde a una operación o transacción efectivamente realizada.
  • Las cantidades que, por la aplicación de cláusulas suelo, hubieran sido satisfechas por el contribuyente en 2018 y respecto a las que, antes de finalizar el plazo de presentación de la declaración, se alcance el acuerdo de devolución de las mismas con la entidad financiera o en cumplimiento de sentencias judiciales o laudos arbitrales, no se considerarán gasto deducible.
  • Los gastos de personal que correspondan a indemnizaciones derivadas de la extinción de la relación laboral, común o especial, o de la relación mercantil, de administradores o miembros de los Consejos de Administración, de las Juntas que hagan sus veces y demás miembros de otros órganos representativos, producidas desde el 1 de enero de 2013, cuando superen, para cada perceptor, el mayor de los siguientes importes.
    1. 000.000 de euros.
    2. El importe establecido como obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores por despido o cese.

Seguros de enfermedadTendrán la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto en estimación directa, las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el contribuyente en la parte correspondiente a su propia cobertura y a la de su cónyuge e hijos menores de veinticinco años que convivan con él. El límite máximo de deducción será de 500 euros por cada una de las personas señaladas anteriormente, o bien 1.500 euros si son personas con discapacidad.

Pérdidas por insolvencias de deudores Serán deducibles las pérdidas por deterioro de los créditos derivadas de las posibles insolvencias de los deudores, cuando en el momento del devengo del impuesto, cuando concurran alguna de las circunstancias previstas en el Art- 13 de la Ley sobre Sociedades, esto es:

  1. Que haya transcurrido el plazo de 6 meses desde el vencimiento de la obligación.
  2. Que el deudor esté declarado en situación de concurso.
  3. Que el deudor esté procesado por el delito de alzamiento de bienes.
  4. Que las obligaciones hayan sido reclamadas judicialmente o sean objeto de un litigio judicial o procedimiento arbitral de cuya solución dependa su cobro.

TRATAMIENTO DEL IVA

Como regla general, entre los gastos no debe incluirse el importe del IVA soportado en las adquisiciones de bienes o servicios, salvo en los siguientes supuestos:

  • Si la actividad desarrollada se encuentra en el régimen especial del recargo de equivalencia o en el de agricultura, ganadería y pesca.
  • En las adquisiciones de bienes que a su vez se transmitan con aplicación del régimen especial de bienes usados, objetos de arte, antigüedades y objetos de colección.
  • Cuando en las adquisiciones de bienes o servicios las cuotas soportadas no resulten deducibles de las devengadas con arreglo a la normativa del Impuesto sobre el Valor Añadido.
  1. Desde el 1 de enero los contribuyentes podrán deducirse los suministros producidos en la vivienda, siempre que esta esté destinada parcialmente al desarrollo de la actividad económica.

Cuando el contribuyente afecte parcialmente su vivienda habitual al desarrollo de la actividad económica, los gastos de suministros de dicha vivienda serán deducibles en el porcentaje resultante de aplicar el 30 por ciento a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior.

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).   
Privacidad